El viajero responsable

EL 27 de septiembre del 2017, en la celebración del Día Mundial del Turismo, el Secretario General de la Organización Mundial de Turismo, Taleb Rifai, dijo:

“En el 2016, 1.235 millones de personas cruzaron las fronteras viajando. La perspectiva es que para el 2030 este número aumente a 1.8 billones. La cuestión es cómo podemos transformar esta poderosa fuerza en 1.8 billones de oportunidades para contribuir a hacer del mundo un mejor lugar y avanzar en el desarrollo sostenible en relación a sus 5 pilares:
1) Económico: crecimiento inclusivo
2) Social: mejores trabajos y fortalecimiento de las comunidades
3) Ambiental: preservando y enriqueciendo el ambiente, abordando el cambio climático
4) Cultural: celebrando y preservando la diversidad, identidad y cultura
5) Paz: imprescindible para el desarrollo y el progreso.

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 2017 como el año del Turismo sostenible para el Desarrollo. Es una oportunidad única para todos, para ayudar a construir un mejor futuro para la gente, para el planeta, paz y prosperidad.

Cuando viajes y dónde viajes, recordá:
RESPETAR LA NATURALEZA
RESPETAR LA CULTURA
RESPETAR A TU ANFITRIÓN
Vos podés ser el cambio que deseas ver en el mundo
Vos podés ser el embajador de un futuro mejor
VIAJÁ, DISFRUTÁ Y RESPETÁ”.

Por el momento, estas palabras todavía no han producido los cambios que querríamos ver. Viajar como lo hemos hasta ahora es insostenible, pero las oportunidades siguen siendo muchas.
A pesar de los grandes cambios en las actitudes que se produjeron en un porcentaje de la población mundial de viajeros, el impacto de los viajes sigue siendo negativo para el planeta y sus comunidades vivas. Un estudio realizado en Norteamérica estima que solo el 32% de los nacidos después de los 80 tienen actitudes más conscientes que las generaciones anteriores en relación al cuidado ambiental. Este escaso porcentaje muestra que debemos trabajar muy intensamente para lograr cambios en estos aspectos.
La industria del turismo ha crecido sin cesar los últimos años y lo ha hecho en forma heterogénea. Todavía los conceptos de responsabilidad y sustentabilidad aplicados al turismo pertenecen a grupos aislados de operadores turísticos a los que siguen asimismo las personas que más conciencia tienen al respecto.
Hay muchas formas de practicar el turismo y la mayoría está centrada en proporcionar cada vez más comodidad al turista, sin tener en cuenta el medio ambiente en el que se desarrolla la actividad, escondiendo las respuestas a la incómoda pregunta: ¿Qué hay realmente detrás de las paredes de los centros vacacionales?

O flotando en cruceros con visitas mínimas a las ciudades, mientras enormes cantidades de basura y tóxicos son arrojados al agua por esas inmensas “ciudades flotantes”.
Se fomentan Tours Express que no permiten el contacto profundo con las poblaciones visitadas y la apreciación de la biodiversidad del área; se consumen enormes cantidades de alimentos envasados o comidas rápidas, que producen restos de todo tipo arrojados en los lugares que se visitan. Se necesita más respeto por las culturas locales, tomarse el tiempo para aprovechar el viaje aprendiendo otras visiones.
Esta es solo una muestra.
Practicar Turismo Responsable no es tan difícil, si en primer lugar consideramos las consecuencias de no hacerlo y cómo podríamos hacer la diferencia, teniendo en mente precisamente que cuando viajamos, somos una del millón de oportunidades para hacer Turismo Sustentable.

Impactos negativos del turismo masivo

El turismo tiene repercusión sobre muchas áreas de actividades humanas, sobre los recursos naturales, la naturaleza en general, la vida de las poblaciones visitadas, etc. Por sobre todo, tiene una enorme repercusión en las condiciones de vida de la humanidad en el futuro, y su propia subsistencia.
La sociedad humana industrializada genera enormes cantidades de materiales, pero carece de la infraestructura necesaria para su recuperación, así que muchos terminan como residuos. La naturaleza de estos residuos ha cambiado en los últimos años debido a la introducción de muchos materiales como los sintéticos.
Sin pretender que sea completa, la siguiente lista resume algunos de esos impactos de la actividad turística:
Sobre las áreas forestadas:

1) Recolección de plantas y flores que producen pérdida de calidad de las especies
2) Tala de árboles para construcciones destinadas al turismo o para leña
3) Excesiva acumulación de basura que cambia la composición de los nutrientes del suelo
4) Uso inadecuado del fuego en áreas naturales, con daño a los ecosistemas
5) Tráfico indiscriminado de vehículos y personas, pisoteando especies con pérdida de vegetación
6) Cambios de los nichos naturales originales al introducir especies para jardines de hoteles.

Sobre los suelos:
1) Turistas que recolectan fósiles y minerales para llevar como souvenirs
2) Destrucción de paredes naturales al dejar inscripciones en cavernas, etc.
3) Cambios en la circulación del agua a partir de construcciones destinadas al turismo
4) Cambios en la permeabilidad de los suelos por la misma razón
5) Filtración de tóxicos a los suelos, procedentes de lavaderos de hoteles, etc.

Sobre la fauna:
1) Caza de especies, muchas de ellas en extinción (elefantes, tigres, monos, pájaros, serpientes, etc.) son cazados o matados para obtener sus cuernos, colmillos, o para venta vivos a particulares.
2) Falta de respeto a las áreas protegidas, ocasionando ruidos y alteración del hábitat que obliga a los animales a cambiar el mismo (migraciones). A veces sólo la contemplación y la fotografía de la fauna produce serios cambios en las costumbres de pájaros o mamíferos, al asustarse. El ruido del tráfico vehicular o el aumento del aéreo en aeropuertos ahuyentan poblaciones de aves.
3) Los mismos cambios que originan alteraciones en la alimentación y reproducción de la especie.

Sobre la calidad del agua:
1) Aguas residuales arrojadas a las playas, lagos y ríos, procedentes de la infraestructura turística
2) Presencia de derivados del petróleo por el uso de vehículos acuáticos o derrames de barcos o cruceros en los puertos
3) Falta de agua por sobrecarga de turistas en determinados pueblos
4) Aumento de nutrientes en el agua, con crecimiento desmesurado de algas en desmedro de otras especies (sobre todo en lagos y lagunas)

Contaminación atmosférica:
1) Contaminación del aire, con mayor emisión de gases efecto invernadero, vinculando esto al cambio climático
2) Contaminación de especies vegetales, con muerte de algunas variedades
3) Daños a la salud: mayor incidencia de enfermedades respiratorias

Impacto en los centros urbanos:
1) Nivel de ruidos, por aumento de vehículos turísticos, congestión de tránsito, mayor consumo de combustible y alteración de la calidad del aire por la emisión de gases
2) Accidentes
3) Contaminación arquitectónica, produciendo choques entre la cultura propia y los edificios para turismo agregados, cuando no se tiene en cuenta este aspecto
4) Sobrecarga de la infraestructura de transporte
5) Sobrecarga de la infraestructura médica para brindar Asistencia al Viajero, o ¨travel assistance¨ por su acepción en inglés.
6) Segregación social de los residentes locales
7) Pérdida de flora y fauna por urbanizaciones turísticas
8) Acumulación de desechos, descargas, produciendo olores, contaminación y aparición de plagas.

Impacto social:
1) Los niños son particularmente vulnerables a ser explotados laboralmente en la actividad turística, también las mujeres. Estas últimas también son expuestas a la explotación sexual para el turismo.
2) Aumento del tráfico de drogas por demanda en los Centros Turísticos, con perjuicio en la salud y fomentando la actividad.
3) Depredación cultural por obtención de piezas arqueológicas en forma ilegal e indiscriminada
4) Organización criminal alrededor de la venta de souvenirs en los puestos callejeros.

Consecuencias derivadas del turismo en cruceros:
1) Más de 1000 toneladas diarias de residuos arrojados al mar
2) Alto consumo de combustible de los cruceros
3) Humo de los motores por incineración de basuras (más tóxico que el habitual, plásticos-papeles)
4) Aguas grises (agua de duchas, piscinas, etc.); Aguas negras (de los baños, aceites del barco, tintorerías, productos farmacéuticos, plásticos, metales pesados, pilas, etc.)
5) Producen alteración de los ecosistemas marinos, ya que los cruceros pueden verter sus residuos a partir de 4 millas de la costa

Basura marina
1) El 80% de la basura marina proviene de la tierra (cigarrillos, juguetes plásticos, envoltorios de comida y bebida – dejados por los bañistas) y afecta más allá de las costas, causando heridas y muertes a los animales marinos, que los confunden con presas y los ingieren, causándoles muerte.
2) Hay basura asociada a la actividad pesquera (redes, sedales, etc.)
3) Desperdicios procedentes de los buques, orgánicas y sintéticas, que causan daño a los corales, peces, mamíferos, etc.

¿Es posible hacer algo para disminuir el impacto?

Muchas organizaciones están trabajando en todos los niveles de autoridad. ONG´s, gobiernos, asociaciones, empresas y muchos individuos.
La Organización Mundial de Turismo con su Código Ético Mundial para Turismo, promoviendo los principios de la sustentabilidad y responsabilidad, y adhiriendo a los Objetivos de Desarrollo Sustentable de las Naciones Unidas :

  1. Contribución del turismo al entendimiento y al respeto mutuos entre hombres y sociedades
  2. El turismo, instrumento de desarrollo personal y colectivo
  3. El turismo, factor de desarrollo sostenible
  4. El turismo, factor de aprovechamiento y enriquecimiento del patrimonio cultural de la humanidad
  5. El turismo, actividad beneficiosa para los países y las comunidades de destino
  6. Obligaciones de los agentes del desarrollo turístico
  7. Derecho al turismo
  8. Libertad de desplazamiento turístico
  9. Derechos de los trabajadores y de los empresarios del sector turístico
  10. Aplicación de los principios del Código Ético Mundial para el Turismo

O Proyectos como Life+Cruceros Sostenibles, con el objetivo de proporcionar un estímulo a la aplicación de una directriz sobre los residuos a bordo de buques y para crear incentivos para la reducción, recogida, reciclaje y reutilización de residuos. Para que los cruceros trasvasen sus residuos a las plantas urbanas en los puertos, en lugar de incinerarlas, por ejemplo.
La solución a los problemas ambientales sigue estando en manos de todos.
Por eso, cuando viajamos, se trata en primer lugar de ser UN VIAJERO RESPONSABLE:

¿Qué hace un viajero responsable?
1) Antes de viajar:

  • Obtiene información del destino, sus habitantes, sus costumbres y cultura.
  • Se asesora sobre comportamientos a adoptar al visitar templos, por ejemplo.
  • Trata de alojarse en hoteles que contemplen gestión de agua y de residuos, evita la contaminación usando bicicletas y la menor cantidad de vehículos a motor.
  • Contrata Asistencia al Viajero para todo su grupo familiar, aliviana las obligaciones de la comunidad local hacia el viajero a la vez que garantiza su seguridad.
  • Obtiene cobertura para traslados o repatriación sanitaria en su Asistencia al Viajero, libera la infraestructura de Salud local de una carga extra.

2) Durante el viaje:

Con la comunidad:

  • Respeta a los pueblos y sus creencias.
  • No da dinero a los niños ni deja medicamentos a los habitantes, ya que pueden ser un riesgo. Los dejar en hospitales o entidades sanitarias.
  • Cuida los lugares históricos.
  • No compra ni utiliza drogas.
  • Cuando hace compras, trata de hacerlo a los pobladores locales.
  • Evita comprar productos que puedan ser patrimonio cultural del país.
  • Siempre pregunta antes de tomar fotografías a las personas del lugar.

Con la naturaleza:

  • Respeta a la naturaleza porque es nuestro hogar. Cumple las reglamentaciones en los Parques Naturales y abona la entrada, ya que es para su preservación.
  • Deja la naturaleza tal como la recibe. Respeta su silencio y su limpieza.
  • Respeta la distancia con los animales salvajes, no altera su tranquilidad.
  • Utiliza los caminos ya trazados.
  • No sustrae al paisaje sus frutos, plantas, caracoles, corales. Deja la naturaleza en armonía.
  • No deja la basura en cualquier parte (lleva bolsas para conservarlos hasta poder depositarlos donde corresponda). No arroja plásticos al mar.
  • Usa leche solar más que aceites, ya que dañan el agua.

Con los recursos energéticos:

  • Usa el agua con cuidado, más bien duchas que baños de inmersión.
  • Si está más de 1 día en un hotel, reutiliza las toallas y sábanas, ahorrando agua y energía.
  • Hace buen uso de la electricidad.
  • Usa cargadores solares para evitar pilas.
  • Usa cantimplora en países donde no haga falta comprar agua embotellada.
  • Hace un uso eficiente de los transportes (compartir si es posible). Intenta usar bicicletas y caminar todo lo que se pueda. El calentamiento global es un problema de todos y los transportes son la fuente principal.

SER UN VIAJERO RESPONSABLE ES MIRAR EL MUNDO CON OTROS OJOS, LO QUE NOS PERMITE DISFRUTAR NUESTRO PLANETA Y CUIDARLO, PARA QUE TODOS TENGAMOS UN FUTURO.

 

Dra. Norma Sanfeliz
Especialista en Salud Pública
MN: 63.946